Futsal Park
FutsalPark.com.ve Menu
Columnistas

Zidane: El éxito tiene límites

Por Carlos Domingues el Mayo 31st, 2018 en Columnistas

Compartir:

La noticia madrugó a todos, más allá que en algún momento Sergio Ramos lo dejó entrever. Con tres Ligas de Campeones consecutivas alcanzadas, Zinedine Zidane ha dejado de ser técnico de Real Madrid por decisión propia.

De entrada, puede parecer inaudito que un técnico que haya alcanzado lo que nadie ha podido en un banquillo europeo decida dar un paso al costado en el momento más sublime de su carrera. El exitismo parece que no tiene límite. En Ciencias Económicas me enseñaron que las necesidades no son posibles de satisfacer y las de ganar tampoco, pero ha quedado demostrado por la decisión de Zidane, que la regla tiene una excepción.

La cosa no está en solo ganar. Cualquiera puede creer que en un club como el Real Madrid, con todo el dinero del mundo para fichar a los mejores, es fácil hacerlo. Lidiar con la enormidad de los egos de todos, hace la tarea complicada. ¿Sabe usted lo que es decidir quién se debe quedar en el banco en un plantel de tan descomunal nivel? Eso lo pudo hacer el francés, pero ese control no lo pudo mantener. Eso es más difícil que hacer ganar a Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y compañía.

Algo no anda bien. Sin embargo, él supo tomar la decisión en el momento adecuado. Nadie podrá reprocharle nada en su periplo al frente del equipo de sus amores. “El equipo necesita un cambio para seguir ganando”, ha sido su razonamiento. Se muestra con ello humano, muy distinto a la soberbia y omnipotencia de muchos que creen que pueden seguir ganándolo todo. Zidane comprende que hay límites al éxito y que en el club más ganador del mundo, las cosas también caducan. Como jugador, se retiró cuando aún le quedaba un año de contrato, en el tope de su carrera. No es mediocridad, es entender que el éxito también tiene un límite.

Era difícil que con las mismas alineaciones iniciales en dos años consecutivos se pudieran alcanzar dos títulos europeos y él lo logró. Pero sabe que eso fue un inciso muy muy particular en la historia y que será imposible de repetir. El club no está agotado de triunfos porque ha nacido con genes ganadores. Lo que ha hecho “mal” Zizou ha sido precisamente complicarle más la vida al que venga a suplirlo. La historia reciente indica que en la Casa Blanca hay que ganarlo todo y no habrá margen de error para nadie porque las comparaciones, ineludiblemente, se harán siempre.

“Después de tres años, este equipo necesita otro discurso, otra metodología de trabajo y por eso tomé esta decisión”, ha razonado. Y es así. Conoce al grupo, conoce al presidente, conoce el panorama. ¿Quién puede decirle que se está equivocando? Algo no anduvo bien en el campeonato liguero, por más que el éxito de la tercera Champions consecutiva pueda esconderlo bajo la alfombra. Él lo sabe y es esa la advertencia de que hay que dar un paso al costado para que el equipo retome su carácter y siga ganándolo todo.

“Hay momentos complicados donde puedes decir sí soy la persona adecuada todavía. Porque de los momentos duros no me olvido, acabamos de forma espectacular ganando la Champions, pero hay momentos complicados y eso te hace reflexionar. Es el momento. Los jugadores necesitan un cambio”, remató, lo que hace ver de alguna manera que el manejo del camerino puede estar desgastado.

Lo cierto es que se va por la puerta grande. Humildemente ha preferido que su corta carrera como técnico tome otro giro y que se le recuerde como el segundo técnico más ganador del Real Madrid en su historia. Y hablamos del equipo más importante del mundo. La selección francesa, su otro idilio, le espera. Lo alentador, para quienes no son seguidores del equipo merengue, es que podemos seguir disfrutándole en otra casa.

Quizá lo único reprochable es que no haya advertido con anticipación a Florentino Pérez su marcha. Le complicó la vida al viejo para encontrar (vaya que será una empresa complicadísima) quien le sustituya.

Twitter: @CDominguesP

 

Compartir: